ASÍ HABLÓ NIETZSCHE
La obra de arte audiovisual

“El desarrollo del arte está ligado a la duplicidad de lo apolíneo y de lo dionisíaco”.
Friedrich Nietzsche,
El nacimiento de la tragedia, 2012, p. 49.

UN USO ARTÍSITCO:

A la hora de medir el valor artístico de una pieza cinematográfica, el gestaltista Rudolph Arnheim señaló que todos los medios de expresión son susceptibles de recibir un uso artístico y otro inferior, llamémoslo vulgar o banal . Habría que ver qué rol juega en esta dicotomía otros usos como por ejemplo el comercial. Pero lo que aquí nos trae es que en esa dicotomía, en la cual Arnheim incluye al cine, la distinción entre dos tradiciones de uso, describe a una de ellas hegemónicamente establecida.

“El cine se asemeja a la pintura, la música, la literatura y la danza en cuanto a que: es un medio que se puede utilizar para producir resultados artísticos, pero esto no le es necesario. Por ejemplo, las tarjetas postales en colores no son arte ni tienen la intención de serlo. Tampoco lo son una marcha militar, un relato de confesiones verdaderas o el strip-tease. Y los films no son necesariamente arte cinematográfico.”
R. Arnheim, 1986, p. 19.

[Continuación de Así Habló Nietzsche 1: La obra de arte total audiovisual]


EJEMPLOS ANEMPÁTICOS:
2001: A Space Odyssey, Metro-Goldwyn-Mayer & Stanley Kubrick Productions ©1968.

“Cuando para cualquier escena, acción, suceso, ambiente resuena una música adecuada, ésta parezca abrirnos el sentido más secreto de aquéllos y se presente como su comentario más justo y claro.”
Nietzsche, op. cit., §16, p. 163.


Acudiendo en busca de ejemplos cinematográficos en que imagen y sonido se articulan en sentidos adversos, haciendo uso del contrapunto sonoro en su máxima expresión, podemos acudir a escenas de films dirigidos por Stanley Kubrick. Así, en A Clock Work Orange (1971), la Sinfonía nº9 de Beethoven alude a un carácter placentero, despreocupado y hedonista que acompaña al protagonista Alex, mientras se prepara para una noche de ‘ultraviolencia’. Con efectos similares suena La gazza ladra de Rossini mientras la banda de Alex se apalean otra, y cantan Singing in the Rain mientras asaltas a una familia en su hogar. La música relajada remite al placer distendido que de estos jóvenes, que desatendiendo cuestiones morales ejercen indiferentemente actos violentos como apalear a un mendigo y tan cotidianos como apalear parar en un bar. Ambos actos forman parte de su rutina nocturna y en esa bipolaridad radica la esencia del film.
(Thor: Ragnarok, Taika Waititi, 2017)
AFRONTANDO EL FUTURO

Cumpliendo el ciclo del héroe, el regreso a casa de Thor (Chris Hemsworth) en Thor:Ragnarok, además de ser una comedia contante, contiene una narrativa de la cual se despliegan los conflictos internos que los personajes tienen con su pasado. En los términos del monomito que Joseph Campbell describe en El héroe de las mil caras, las tres películas describen un viaje personal introspectivo: en la primera Thor aprende a quitarse la idea de reinar Asgaard por ansias de poder sobre los otros ocho reinos de la mitología nórdica. En Thor: The Dark World es el descenso al las oscuras profundidades, donde el fluido llamado éter es el elixir (elemento clave de esta etapa) descubierto que vuelve a ser escondido después de que Thor, tras apartar sus diferencias con su hermano, se sacrifique poniendo en riesgo su vida para proteger los nueve reinos y terminar dirigiéndose hacia una supuesta larga estancia en la Tierra. En este viaje, Thor: Ragnarok es el regreso a casa, en el cual Thor llega para corregir el caos en que Asgard se encuentra y, tras un proceso de deconstrucción de su personaje, tras encontrarse desheredado de su reinado y de sus poderes, consigue reconciliar a Asgard con su pasado desconocido y oculto, asumiendo la dualidad entre destrucción y reconstrucción como una tragedia a afrontar y compartiendo con su pueblo la sabiduría obtenida en el viaje.


Pero cada una de las entregas es a su vez un viaje de ida y regreso. En el caso de Thor: Ragnarok la búsqueda del padre es la partida, la iniciación y descenso a los infiernos se encuentra en Sakaar, donde tiene lugar la mencionada deconstrucción de Thor, quien aprende a no depender de su martillo. El regreso final, al volver a Asgard es esa independencia de los objetos materiales que Thor experimenta con su martillo, la que transfiere a su pueblo, abandonando la tierra física en que se habían asentado y sus reliquias acumuladas. Durante este viaje la sabiduría obtenida, el martillo y la pérdida del ojo, se encuentran simbólicamente unidas. ¿Qué simbolismo se esconde, más allá de vincularlo con la figura de su padre cuyo puesto pasa a ocupar, en las pérdidas de Thor, de su martillo y su ojo?

(Taika Waititi, 2017)

REESCRIBIENDO EL PASADO

Esta tercera aventura de Thor rompe con las dos anteriores. Dejando atrás la solemnidad y dramatismo de aquellas, la sátira es el registro empleado por Taika Waititi, director habituado a comedias, para narrar este apocalipsis nórdico. Ante su inminente muerte, Odín (Anthony Hopkins), revela a sus hijos Thor (Chris Hemsworth) y Loki (Tom Hiddleston) la desconocida identidad de su verdadera primogénita, Hela (Cate Blanchet), diosa de la muerte. Llegado el momento, ella reclama su legítimo derecho al trono de Asgard y revela el pasado ocultado por Odín, en que padre e hija gobernaron por medio del terror. En la disputa por la herencia, los hermanos son confinados a Sakaar, un planeta gobernado por el Grandmaster (Jeff Goldblum), lleno de residuos del universo y visiblemente inspirado en Flash Gordon (1980). Allí, Thor es secuestrado por una Valkiria (Tessa Thompson) y es transformado en gladiador para luchar contra Hulk (Mark Ruffalo) que ha encontrado, como campeón e ídolo de masas, la aceptación que no encontraba en la Tierra. Para evitar la destrucción de su pueblo, Thor debe escapar a tiempo de la reclusión en este colorido planeta, desenvolviéndose con un constante desenfado en una gama multicromática y tintes ochenteros, con los cuales deja atrás la oscura tonalidad en que hasta ahora se ha manejado.

LABERINTO ATRONADOR

Las bombas abren la tierra haciendo saltar la arena por los aires. Acorralados en la playa de Dunkerque sin embarcaciones suficientes para huir, los soldados británicos esperan a ser evacuados por la llegada de barcos civiles del otro lado del estrecho, quedando a expensas del enemigo durante días de espera. Christopher Nolan retrata este rescate denominado Operación Dynamo, con una propuesta estética inmersiva, fragmentándolo en tres relatos independientes e intercalados, que abordan respectivamente los tres frentes: tierra, mar y aire. En tierra, Tommy (Fionn Whitehead) es uno de los muy jóvenes soldados que en total incertidumbre buscan sobrevivir a la espera de un tan anunciado como incierto rescate. En la mar, Mr. Dawson (Mark Rylance) es un civil que parte voluntariamente de la costa inglesa para colaborar en el desalojo. Mientras que desde los cielos, el piloto Farrier (Tom Hardy), protege a las tropas descubiertas ante los aviones enemigos que puedan aprovechan la situación de asedio. Y rodeado de tal frenético caos militar, el comandante Bolton (Kenneth Branagh), sin certeras expectativas, intenta conservar la calma de los soldados y organizar tácticamente el ansiado regreso a casa.
ALICIA EN LA CIUDAD DE LAS PESADILLAS


La ciudad de Los Angeles es el perturbador universo absurdo de paradojas lógicas al que llega Jesse (Elle Fanning), una hermosa adolescente de pueblo a la cual no parece hacérsele grande la ciudad, en la que sus aspiraciones de convertirse en una supermodelo profesional parecen comenzar a hacerse realidad. En esta urbe entregada a la superficialidad y al hedonismo ególatra retratada por el director Nicolas Winding Refn, las contendientes, que van siendo desbancadas por la fulgurante llegada de la nueva joven en la ciudad, movidas por la envidia y la codicia se distribuyen entre la admiración contemplativa y sus ineludibles y terroríficos deseos de despojarla de su belleza para barrerla del camino que meticulosamente se han ido forjando. Junto a la maquilladora Ruby (Jena Malone), las modelos Gigi (Bella Heathcote) y Sarah (Abey Lee) son las compañeras rivales que se encuentran ante Jesse. Atesoran una perfección espuria conservada quirúrgicamente para desafiar las leyes temporales y el carácter pasajero de su juventud, poniendo en relieve el debate sobre la naturalidad o necesaria artificialidad de la belleza y manifestar las luchas individuales que lidian respectivamente cada una para posponer su fecha de caducidad tras la cual, dadas las reglas establecidas, pasarán irremediablemente a  convertirse en fantasmas.
DUELO ANTE LA IGLESIA

“La diferencia reside en que el historiador dice lo que ha acontecido, el poeta, lo que podría acontecer.”
Aristóteles, Poética, 1451b.


Estos dos films, Spotlight (Thomas McCarthy, 2015) y El club (Pablo Larraín, 2015), dirigen sus miradas, una testimonial y otra más poética, reclamando la atención sobre el encubrimiento de pederastas, por parte de cúpulas jerárquicas de la iglesia católica, para evitar que los casos estallen mediáticamente dañando la imagen de la institución. El primer film recrea, ciñéndose en gran medida a los hechos reales, una investigación periodística del Boston Globe, que tuvo una repercusión global y recibió el premio Pullitzer en 2003; mientras que el segundo se inspira en varios casos reales similares, resumiéndolos en uno de los posibles hogares de reclusión mantenidos por la Iglesia en Chile. De esta manera, los films estadounidense y chileno plantean dos diferentes perspectivas sobre un mismo asunto: al abordaje periodístico de investigación, centrándose en el entramado político que camufla el caso social y mediáticamente; y la intromisión en el espacio íntimo de esos hogares, permitida por la licencia de emplear un escenario y casos ficticios.
(Tom Ford, 2016)
THRILLER EN LO COTIDIANO

“¿Nunca has sentido que tu vida se ha convertido en algo que no pretendías?”

El segundo trabajo del diseñador Tom Ford, vuelve a retratar inquietudes de altas esferas ante las convenciones sociales como en A Single Man, pero poniendo ahora una mirada alejada de la redención y centrada en la angustiosa egolatría que domina el imperio de la superficialidad. La protagonista, Susan Morrow (Amy Adams), es una galerista de arte que tomó en su vida una bifurcación: dejó a su primer esposo Edward Sheffield (Jake Gylenhaal), un escritor de futuro tan incierto como despreocupado, por un afamado médico, Hutton Morrow (Arnie Hammer), junto al cual cumple todas las expectativas en base a las cuales hizo su apuesta de futuro: no pasar apuros económicos y gozar de un garantizado prestigio social. Como ella misma reconoce, a cambio paga el precio de teñir su vida con falsas apariencias. Tras veinte años de aquella ruptura y sin contacto desde entonces, Edward envía a Susan su primera novela antes de publicarla, convirtiéndola en primera lectora de la versión definitiva. Este obsequio, que funciona en parte como catarsis liberadora sobre las acciones del pasado, pone en marcha un ajuste de cuentas emocionales: Edward expone en su novela el daño sufrido, transformándolo en una perversa y violenta historia de suspense, en la cual el padre de una familia acomodada, es incapaz de evitar las desapariciones de su esposa e hija. Al leerla, Susan detecta cómo su vida ha devenido en lo contrario de lo que buscaba, replanteándosela por completo.
(Fernando Trueba, 2016)
UN RETRATO DE LOS CINCUENTA


Años cincuenta: tras el reciente acercamiento político entre Estados Unidos y España con los pactos de Madrid de 1953 -en contra del sentir de los representantes políticos europeos-, se produce el desembarco de Hollywood en tierras españolas, con ejemplos como Orgullo y pasión, o las superproducciones de Samuel Bronston. En este escenario, retoma Fernando Trueba a los personajes de La niña de tus ojos (1998), usando entonces el trabajo de un equipo artístico para representar la colaboración de la España franquista con la Alemania nazi; y haciéndolo ahora para referirse al acercamiento interesado del equipo de Eisenhower, encontrando en el comunismo un enemigo común y en el fascismo que combatieron diez años antes, en su versión española, un mal menor. En esta España, coinciden los regresos de los dos protagonistas por circunstancias distintas: Macarena Granada (Penélope Cruz) llega tras haber alcanzado la fama (y nacionalidad) estadounidense, para rodar una superproducción; mientras Blas Fontiveros (Antonio Resines) llega clandestinamente al país, tras haber sido dado por muerto, después del desolador panorama que afrontaba al final de la anterior entrega. Este punto de partido le transfiere un peso dramático que domina, más que en aquella, por encima de los alivios cómicos de esta tragicomedia, siguiendo así los pasos de un guionista polaco que las apañó en Hollywood.

"Me esforzaba porque mis películas fueran originales, nuevas, porque algunas personas se rieran y otras no, pero que todas se conmovieran al verlas."
Billy Wilder

ARTÍCULOS SUGERIDOS

Nocturnal Animals
Map to the Stars
The Neon Demon
Trumbo
Joy
Innherent Vice

REVIEWS

Australia
The Ides of March
Offside

EDUCATIVO

Del reves (Inside Out)
Room
Captain Fantastic

DUELOS

Foxcatcher-Birdman
Trumbo-Joy
Spotlight-El Club

ACCIÓN

Thor Ragnarok: Futuro
Mad Max
Dunkirk
Jurassic World
Suicide Squad
Creed

PALOMITAS

El Platon de Palomitas
Asi hablo Nietzsche 2
Contrapunto Sonoro

SECCIONES

Criticas
Duelos dialécticos
Intertextos
Reviews hermenéuticas
Dentro del guion
Palomitas filosoficas

EL PLATÓN DE PALOMITAS

La mayor crítica artística de un filósofo es por seguro la realizada por Platón en el libro X de La República : "que no hemos d...

CRÍTICAS SUGERIDAS

Irrational Man
Cut Bank
El Club
The Revenant
Foxcatcher
Birdman
El abuelo que saltó...
The Big Short
Theory of Everything

Entradas populares

FACEBOOK

PUBLICACIONES

ÍNDICE

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

BLOG MIEMBRO DEL JURADO

REVISTAS:

TWITTER

LO MÁS LEÍDO

NOTIFICACIONES POR MAIL:

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

WEBS:

PERFIL

Mi foto

Contemplación del cine como una herramienta de pensamiento.

FACEBOOK

Con la tecnología de Blogger.

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€